Registrarse | Iniciar sesión

0 comentarios ¿Una dieta rápida puede ser efectiva?

¿Una dieta rápida puede ser efectiva?Mucho se ha hablado de las dietas rápidas. Sus seguidores son tan numerosos como sus detractores. Algunas personas sostienen que el verdadero camino hacia la pérdida de peso efectiva y responsable pasa por realizar ejercicios físicos de manera habitual e implementar una dieta rigurosa a largo plazo. Otras, por el contrario, buscan el atajo que les permita alcanzar el éxito con menos esfuerzo. ¿Dónde se encuentra entonces el punto de equilibrio? ¿Son realmente eficaces las dietas rápidas?

La respuesta corta es sí. Pero no es tan sencillo. Un régimen de dieta rápida debe contar con ciertos aspectos esenciales para que pueda garantizar resultados positivos que de otra manera serían imposibles de lograr. ¿De qué aspectos estamos hablando? Veámoslo en profundidad a lo largo de este artículo.

Lo que no puede faltar en una dieta rápida

Eliminar el azúcar

Es el enemigo más peligroso de nuestra dieta. Algunas personas suponen que el azúcar les brinda más energía, o tal vez, suponen erróneamente que están ingiriendo las cantidades adecuadas. Nada más alejado de la realidad. "Cuando consumimos azúcares añadidos estamos atentando contra nuestro hígado (puede causarnos incluso la enfermedad de hígado graso), y este no tendrá más remedio que “convertir” esa azúcar en grasa", podemos leer en este portal especializado. El resultado entonces es bastante evidente: exceso de calorías que bien poco aportan nutricionalmente, riesgo de diabetes, triglicéridos elevados, enfermedades cardiovasculares, en fin, mejor evitar este tipo de alimentos.

Más calidad de vida y menos conteo de calorías

Este es otro punto en común de las dietas rápidas que han demostrado ser efectivas. Si bien algunas técnicas centran su estrategia en un estricto control de calorías, es mucho más eficiente encaminar los esfuerzos hacia el consumo de alimentos integrales y de gran valor nutricional. De nada sirve mantener un consumo de calorías adecuado si nos alimentamos de una manera irresponsable y poco eficaz. Además, debemos recordar que la práctica regular de ejercicios es un factor indispensable para alcanzar nuestro peso ideal.

Cero grasas trans

Las grasas trans o ácidos grasos trans son aceites vegetales que han sufrido un proceso de hidrogenación para solidificarlos y obtener mayor frescura y estabilidad. Es común verlos presentes en comidas rápidas, pasteles y alimentos fritos. El resultado de su consumo es más que evidente: aumentan las lipoproteínas LDL (colesterol malo) y disminuyen las de tipo HDL (colesterol bueno). En otras palabras, un alimento tóxico asociado a numerosas enfermedades coronarias, e incluso, a algunos escenarios de cáncer. Más info aquí.

Adiós a los carbohidratos refinados

Los carbohidratos refinados son alimentos procesados que carecen de fibra y otros elementos nutritivos, y en cambio, reemplazan su contenido con almidón y glucosa. En otras palabras, se trata de alimentos que nos aportan energía, pero al mismo tiempo, elevan bruscamente nuestros niveles de azúcar en sangre y nos incitan a comer desenfrenadamente. Además, debemos apuntar que un consumo periódico de carbohidratos refinados se encuentra asociado a algunas patologías comunes como la diabetes tipo 2, la obesidad y las afecciones cardiovasculares. Aquí tienes una lista de alimentos.

Apostar por el consumo de verduras

Mientras algunas dietas rápidas se enfrascan en eliminar los granos, otras enfocan su estrategia en la limitación del consumo de carne. Ahora bien, si existe un punto de consenso entre todos los regímenes alimenticios de este tipo, ese es precisamente el consumo de verduras. Asociadas a la prevención de no pocas enfermedades, las verduras son alimentos excelentes para ayudarnos a adelgazar e impulsar nuestra calidad de vida. Ricos en oligoelementos y nutrientes esenciales para nuestra vida, estos alimentos también pueden ser combinados con un consumo regular de frutas.

Desterrar los aceites vegetales industriales

¿Qué entendemos por aceites vegetales industriales? Pues el aceite de canola, el aceite de maíz, el aceite de soja, y cualquier otro producto de origen vegetal que ha sido procesado y desprovisto de nutrientes esenciales para nuestra vida. Ricos en ácidos grasos omega 6 polinsaturados, este tipo de aceites es capaz de contribuir a aumentar nuestro nivel de grasa corporal, aunque lo más preocupante es que afecta la salud del corazón, contribuyendo a aumentar el colesterol LDL en nuestro organismo y favoreciendo la disfunción endotelial.

Categorías: Dietas,
Compártelo:
Artículos relacionados
Comentarios
Enviar
Registrarse | Iniciar sesión

Artículos sobre musculación, rutinas, ejercicios, nutrición y entrenamientos. Autor: Fernando Pérez.

Contacto Aviso legal

Social

Email o nick Contraseña Cerrar ×
Conectar
Olvidé mi contraseña  
Regístrate en Musculacion.com Cerrar ×
Nick/Usuario:
Email:
Contraseña:
Sexo:
Fecha de nacimiento:
  • Tu nick será tu nombre de usuario y no se permite cambiarlo una vez elegido uno.
  • Al registrarte en esta página, estás aceptando sus términos y condiciones de uso. Puedes leerlos aquí.
Regístrate
Si lo deseas, recuerda que también puedes iniciar sesión con tu cuenta de Facebook.